sábado, 13 de diciembre de 2008

MY BLUEBERRY NIGHTS

Director: Wong Kar Wai
Intérpretes: Norah Jones, Jude Law, Natalie Portman
Web: http://www.myblueberrynights.es/

Sabe Wong Kar Wai que, una vez escrito epitafio al amor, sólo permanecen los objetos. Elizabeth (Norah Jones) aparece una noche en el bar de Jeremy (Jude Law) y descubre que de su última relación únicamente quedan las llaves de un apartamento vacío. Sobre la barra, un bote de cristal guarda otras llaves olvidadas, otras historias caducas, otros amantes que nunca van a volverse a ver. Así arranca “My blueberry nights”, una película que ha tardado dos años en estrenarse en España. Menos, justo doce meses, dura el viaje que emprende Elizabeth a través de las carreteras de Estados Unidos para enterrar sus recuerdos.

Con la inusitada calidez de la fotografía de Darius Khondi (incluso los azules queman), con la música de Ry Cooder (de nuevo, “Paris, Texas”), el realizador chino estructura su película en una serie de episodios que sobrepasan a cómo Elizabeth “re-conduce” su vida. Robert Johnson, mítico “bluesman” de los años veinte, escribió en “Crossroads blues” las siguientes líneas: “Fui al cruce de carreteras e intenté que alguien me llevase/ Nadie me conocía, todo el mundo pasaba de largo”. El demoníaco Johnson entendía, había sufrido sus golpes, dolía en su carne de esclavo, la esencia de Norteamérica. Asimismo, el artífice de “My blueberry nights” (y de “In the mood for love” y de “Happy together” y de…) disuelve el habitual discurrir estadounidense de carreteras secundarias en su paleta de barroquismo oriental. Amores violentos a los que no sobrevive ni la memoria, jugadoras adictas a perder mucho muchas ocasiones… un mosaico de personajes, abordados por un reparto solidísimo (Strathairn, Law, Weisz, Portman), circundan el viaje de Elizabeth cual fotografías de Robert Frank y revelan el espíritu fronterizo, polvoriento de Estados Unidos.

Parece mentira que Norah Jones, una debutante, soporte el peso de “My blueberry nights” con semejante esplendor. Como el protagonista de una novela “beat”, Jones asiste fascinada (¡qué guapa, qué talento!) a existencias que atrapa en sus cartas. Tras su larga travesía vital, Elizabeth cierra el metraje con una de las escenas más dulces (en el mejor sentido) del último cine norteamericano. Apagados los títulos de crédito, faltaría reprocharnos que este filme no se haya estrenado antes.

6 comentarios:

Topanga Lawrence dijo...

Para actuar mejor que Natalie Portman no hace falta ser una actriz profesional. ¡Esa Norah Jones!



...
....
.....
......
Bel Homme, salvaje e imprevisible. Hum.

Edu Galán dijo...

Quieta, quieta... déjame a Portman, que es mi novia...

Topanga Lawrence dijo...

Si antes no me gustaba como actriz, ahora que sé que es tu novia... la ODIO como mujer. =( Jo.

Edu Galán dijo...

jajajaja... me pongo colorao...

Topanga Lawrence dijo...

Pues... espero que sepas que el rubor de tus mejillas te hace aun más sexy. Qué suerte tiene Portman, Dios. Algún día me tienes que contar qué te conquistó de ella.

Edu Galán dijo...

El rubor de mis mejillas me hace aún más impresentable. Escribeme a edugalanmesa(arroba)gmail.com y te cuento el resto.

Besos.

P.D. Vas de sobrada.