sábado, 24 de octubre de 2009

EL IMAGINARIO DEL DOCTOR PARNASSUS

Director: Terry Gilliam
Intérpretes: Heath Ledger, Johnny Depp, Colin Farrell
Web: http://www.doctorparnassus.com/



El imaginario de Terry Gilliam no entiende de límites. Las pesadillas futuribles de “Brazil”, el viaje alucinado de “Tideland” o las locuras lisérgicas de “Miedo y asco en las Vegas”) componen un universo infinito de inequívoca herencia literaria (Orwell, Carroll o S. Thompson) y de constante referencia a filmografías de “sub-estancia” onírica (Buñuel & Dalí, Tod Browning o Tex Avery). La muerte de Heath Ledger (en otras megaproducciones supondría la cancelación del rodaje) abre, en la gafada “para-realidad” del ex-Monthy Python, nuevos y azarosos y acertados caminos a su película. Realizando las secuencias digitales con sustitutos (Johnny Depp, Collin Farrell y Jude Law), Gilliam completa una visión dualista del personaje coprotagonista, más cercana a su carácter, que no hubiese logrado con la solitaria participación de Ledger.

De decidida vocación fabularia (una moraleja recurrente la corroe), “El imaginario del Dr. Parnassus” relata las desventuras de un viejo mago que intenta deshacer un pacto que le obligará a entregar a su hija al Diablo justo cuando ésta cumpla los dieciséis años. De regreso del cine, debemos aceptar que el filme consigue balancearse entre ese (bendito) encargo titulado “Los hermanos Grimm” (hay directores, Spike Lee es otro, a los que les sienta muy bien el trabajo bajo demanda); y los habituales tropezones y tonterías de la producción “personal” de Gilliam (excesiva duración, estilo manoseado). En su metraje irregular se sufren las múltiples concesiones “toon” (a veces, histriónicas y sin sentido) y se agradecen pequeños detalles: la divertida adaptación de la “troupe” de Parnassus a los tiempos del marketing (chiste “pythoniano” con niño/enano negro incluido) y, por encima de Heath Ledger, la entrañable interpretación de Tom Waits de un personaje que le viene al pelo: un diablo emperrado en perder para poder seguir jugando.

2 comentarios:

Richard dijo...

Mm... bueno, parece que en este caso Terry Gillian ha rodado esta película pensando más en sus fans, y en sí mismo, que en el espectador medio. Todos sabíamos que tenía el potencial para rodar una película como "El imaginario del Doctor Parnassus" ya que de algún modo estaba presente en todas sus películas, o desde luego en algunas como "Doce monos", por decir una. Sin embargo, en este caso, su estilo surrealista anda desbocado y, desprovisto de una historia a la que deberse, divaga perdida preguntándose para qué tanto despliegue.

Edu Galán dijo...

Hola, Richard. A mí me interesó a ratos. Parece una película medio terminada y bastante autoindulgente. Mejor, vete a tomar una cerveza.

Gracias por el comentario.