sábado, 18 de octubre de 2008

CAMINO

Director: Javier Fesser
Intérpretes: Nerea Camacho, Carmen Elías, Mariano Venancio



Estrenada en el Festival de San Sebastián, las primeras noticias que nos llegaron sobre “Camino”, película escrita y dirigida por Javier Fesser, se centraban más en sus controversias que en su calidad cinematográfica. Nada nuevo bajo el sol. Probablemente al idear el guión, el propio director supiese el revuelo que iban a formar sus líneas: eso no le impidió seguir escribiéndolas, ni realizar su película, ni mucho menos añadirle un “inspirado en la historia de Alexia González Barros”. Esta “inspiración” debería enterrar todas las polémicas y permitirnos comenzar a hablar de lo importante: el celuloide que hay detrás. Inspirada, reiteramos y reiteramos, en la historia de Alexia González, “Camino” cuenta los últimos meses de una niña a la que se le detecta una enfermedad terminal. Escoltada por su familia y por su otra familia, el Opus Dei, Camino se transforma en una suerte de inocente Caperucita rodeada de “abuelas lobo”.

Excepto algún artificio provocado por el guión (“Jesús es como la energía”), la interpretación de Nerea Camacho resulta lo suficientemente sólida como para proporcionar consistencia a un papel complicadísimo. Pone Fesser su visión cinematográfica en el tapete y evita casi milagrosamente caer en un discurso de emotividad fácil. Con secuencias oníricas (quizá alguna redundante, un mal que se traslada a escenas del metraje), subrefugios epistolares o músicas que anuncian secretos, el director madrileño salva la situación y consigue insinuar más que mostrar directamente. Esta intención se reafirma en el juego semántico del epílogo (un Jesús por otro; un aplauso por otro): antes que evidenciar una posición, sugerirla.

Pero, a pesar de una firmeza importante, el personaje principal acaba convirtiéndose en una excusa para explorar su terrorífica periferia: la Obra y sus circunstancias. De mayor interés y con una de las malvadas esenciales del último cine español, Gloria (grande Carmen Elías), Fesser explora los hábitos y los pecados del Opus Dei. Encerrados en su mundo, “Camino” les muestra a ratos como si se tratase de un documental de “National Geographic”. Las costumbres (y el léxico) de los humanos de la Obra aparecen dolorosas y humorísticas a la vez. Esas comidas en compartimentos estancos; esas estatuas “doradobudistas” de Escrivá de Balaguer; esas recaudaciones en pareja, conviven con cambios de hospital por creencias; con “marketing” de santoral; o con la continua letanía de la irracionalidad que el padre de la niña, un Mariano Venancio candidato ya al Goya, observa impotente.

Eliminando su excesiva duración y algún efectismo (visual y narrativo) completamente innecesario, “Camino” sobrepasa el terreno de la polémica y se asienta en los lugares reservados a las películas notables de la temporada española. Con el objetivo de finiquitar controversias comerciales, Fesser debería defender en público las intenciones de su filme; éste se cierra y en el lugar donde el plano casero espera a Dios, no hay nadie.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre la película Camino, basada en la vida de Alexia, cito los comunicados de la famila de Alexia González Barros, cuyos 4 hermanos aún viven. Me parece que son elocuentes:

* Fesser en "Camino" se sirve de Alexia González Barros
* "Camino" de Javier Fesser carece de la autorización de la familia de Alexia González Barros
* Carta abierta de uno de los hermanos de Alexia a Javier Fesser: Carta abierta a Javier Fesser: grave e injusto error demencial
* Camino de Fesser y Alexia: película y realidad, por Ninfa Watt ex alumna del colegio en el que estudiaron las hermanas González-Barros y amiga de la familia
* "Le ruego que deje de maltratarnos" : carta abierta de José Damián, hermano de Alexia González-Barros, a Javier Fesser, director de la película "Camino" (19.oct.08)

Más información en la web oficial de Alexia González Barros http://www.alexiagb.org

Estos textos se pueden leer también en: http://www.opusdeialdia.org/

Lughnasad dijo...

3 de 3.
Es la tercera crítica que leo en blogs sobre Camino y siempre el mismo mensaje repetido.
Qué pesaditos estáis con el tema Anónimo.

Edu Galán dijo...

* Fesser en "Camino" se sirve de Alexia González Barros
* "Camino" de Javier Fesser carece de la autorización de la familia de Alexia González Barros
Es como si la familia de Kurt Cobain protestase por el Blake de "Last days" de Gus Van Sant... ridículo...

Como defendí en el último párrafo de la reseña, el problema es que el director no se manifiesta públicamente de forma tan contundente como su película. Su filme es una aproximación atea (y de ficción) a la experiencia de una niña enferma en una organización como el "Opus Dei". Refleja con mucho acierto los dos puntos de vista "emic" y "etic" (respectivamente, la fantasía de la niña frente al mercadeo de su enfermedad) y no cae en el panfletismo (así en general).

Lo que pasa es que esta gente no está muy acostumbrada a que la muestren y demás. Menos aún que nos riamos con sus comportamientos y con sus amigos imaginarios. La estatua del amigo Escrivá de Balaguer produce una sensación contradictoria: entre risa (parece una figura de un chino) y canguele (esa gente le adora)...

Bueno, a lo que voy: gracias Lughnsad. Mola saber que los del Opus se pasan por aquí aunque sólo sea a hacer lo de siempre: "copia y pega"... mientras no me den la turra...

Lughnasad dijo...

ada Edu, gracias a ti por tus excelentes críticas. Te leo a menudo aunque participo poco.

En relación a la peli, resulta interesante esa crítica (sin panfletismos) de esa Organización. Me parece que la crítica es muy inteligente, sobretodo al final dela peli cuando todos los "buitres" están reunidos e interpretan las palabras de la niña en su propio beneficio.
Un saludo