domingo, 15 de marzo de 2009

LEJOS DE LA TIERRA QUEMADA

Director: Guillermo Arriaga
Intérpretes: Charlize Theron, Kim Bassinger, Jennifer Lawrence



La pareja Guillermo Arriaga-Alejandro González Iñarritu ha dado al cine algunas de las mejores películas de los últimos diez años: “Amores perros”, “21 gramos” y la esplendorosa “Babel”, en la que germinó un enfrentamiento público entre ambos. Arriaga, ya un artista solitario, sigue su camino colaborando con otros cineastas (caso destacable: la crepuscular “Los tres entierros de Melquíades Álvarez” de Tommy Lee Jones) y debutando como director en “Lejos de la tierra quemada”.
De estructura fragmentada similar a sus otros trabajos (incluso a su maravillosa novela “El búfalo de la noche”), el filme pivota sobre tres narraciones: la infidelidad de una ama de casa del medio oeste norteamericano (Kim Basinger); el enamoramiento de una adolescente marcada por la pérdida (Jennifer Lawrence); y la soledad de una mujer aislada (Charlize Theron).

Comentaba Paul McCartney que, tras romper con Lennon, padeció un “horror vacui” tan grande que sentía que nunca podría volver a escribir. No sabemos si a Arriaga le pasa lo mismo, pero en “Lejos de la tierra quemada” hay síntomas de adaptación a una nueva atmósfera. Conoce perfectamente el escritor mejicano los vericuetos del encuadre fílmico (Theron frente a un mar desbocado, Basinger mostrando su imperfección); también sabe asegurar un reparto sólido (resalta, junto con Theron, una Basinger impecable). El principal bache del Arriaga realizador es su falta de mano con los tiempos. Algo falla en la forma de relatar el filme: mientras que con Iñarritu las imágenes fluyen en el ritmo exacto (mérito de conocer el arte del montaje), Arriaga desmenuza en exceso escenas que no aportan nada y que estiran el metraje hasta la deformación. Esto desmonta una de las principales bazas de la anterior obra del guionista: su puzzle argumental, un arte que depende, en esencia, de cómo está contado. En el instante que, por fin, Arriaga decide unir sus piezas y construir una escena portentosa, descubrimos que luego sólo nos esperan los títulos de crédito.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dicen las malas lenguas que Arriaga debutó en la dirección precisamente en la adaptación de "El búfalo de la noche", aunque la firmase Aldana...

Galán dijo...

cierto... no sé qué te parece pero creo que la adaptación de "El búfalo de la noche" le hace muy poca justicia a la novela.

Saludos!!!

Dani dijo...

Efectivamente, la película se queda bastante lejos de los logros de la novela. Por eso sorprende aún más que Arriaga tomara tanta responsabilidad en la película: él mejor que nadie debería conocer las virtudes de su obra y tratar de aprovecharlas. Vamos, digo yo...

Dani (el comentario de arriba es mío, no sé por qué aparezco como anónimo...)